Biografía de TINA MODOTTI, por Carlos Gulías

Publicado el Deja un comentario

                                                                         TINA MODOTTI

BREVE BIOGRAFÍA:

Assunta Adelaida Luigia Modotti (Tina Modotti) nació en 1896 en Udine, una pequeña ciudad textil del norte de Italia, cercana a Trieste. Su padre, Giuseppe Modotti era mecánico de ideología socialista y su madre,Assunta Mondini, trabajaba en el hogar. A los 12 años tuvo que comenzar a trabajar en una fábrica textil para ayudar en la economía familiar.

A los 17 años, en 1913, emigró con su familia a los U.S.A y comenzó a trabajar como modista en la ciudad de San Francisco. Por su sensibilidad artística se vinculó con el teatro aficionado, dentro de la comunidad italoamericana, para posteriormente en 1919 trabajar en Hollywood, como actriz del cine mudo.En 1915 conoció a un joven poeta de origen francocanadiense, Roubaix de l’Abrie Richey(Robo), con quién se casó en 1918. El joven poeta la introdujo en los medios intelectuales y literarios californianos. En 1921 conoció a Edward Weston, uno de los más importantes fotógrafos norteamericanos del siglo XX, quién le enseño el uso de la cámara, y la introdujo en el mundo de la

fotografía artística.En 1922 “Robo”, de salud quebradiza, enfermo de viruela, fallece en Ciudad de México. Tina Modotti se traslada por primera vez a México, para organizar su funeral y a finales de año se muda definitivamente. En 1923 el proyecto cultural de la revolución mexicana está floreciendo con el presidente Alvaro Obregón. Tina se siente fascinada por el resurgimiento político y cultural que estaba viviendo el país. El arte como propiedad pública sale de los museos para encontrar su soporte en los muros de distintas instituciones educativas y culturales. Tina comienza a relacionarse con los artistas más importantes de la época: Diego Rivera (de quien fue modelo), José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Frida Kahlo ( con quien mantuvo una amistad entrañable y eterna), Xavier Guerrero, Nahui Olín. En 1925 conoció al poeta ruso Mayakovski y al año siguiente a Alexandra Kollontái que había sido nombrada embajadora de la U.R.S.S en México. Años después ,Tina opina acerca de su amistad con ALEXANDRA KOLLONTÁI la primera mujer embajadora y ministra del siglo XX, la revolucionaria rusa;histórica veterana de la revolución de octubre: “Era una mujer estupenda, una personalidad inolvidable. Siempre me trataba con gran cordialidad y me contaba riéndose, de unos amigos mexicanos que le habían dicho que yo no tenía una buena fama entre “la gente bien” de México y en la colonia extranjera, por haber posado desnuda para Weston y también a causa del famoso fresco de Rivera donde me presentó desnuda en la capilla de Chapingo. También me contó cómo habían hablado de ella en su juventud, añadiendo que ella siempre había hecho lo que consideraba correcto, sin preocuparse de la opinión de otros o de las malas lenguas….Siempre había sido una revolucionaria sincera; había servido fielmente a su país, y respecto a su vida personal, la consideraba como un asunto de ella y de nadie más. Esta conversación me hizo bien, porque aquellos fueron también mis conceptos, aunque yo había pasado por momentos de depresión e inseguridad a causa de las duras críticas y de los juicios injustos expresados a mi persona por amigos y compañeros, hombres y mujeres”.

El pintor y grabador Xavier Guerrero, a quién conoció en 1922, militante del partido comunista mexicano,la introdujo en los círculos políticos de izquierdas. Con su cámara de fotos comenzó a dar testimonio de los mítines de la Liga Antiimperialista de las Américas y del Socorro Rojo Internacional. Utilizó su arte para mostrar la realidad del pueblo mexicano y el proceso creativo del muralismo de Diego Rivera. Comenzó a trabajar para “El Machete”, órgano central del partido comunista mexicano, donde se publicaron sus famosas fotos, en 1927, 1928 y 1929.

Asimismo hacía frecuentes traducciones del italiano y el inglés ya que Tina Modotti era políglota; dominaba el español, alemán, italiano, y posteriormente el francés y el ruso.

En agosto de 1927 conoció a Vittorio Vidali (Comandante Carlos) que había sido expulsado de los U.S.A, por su destacado activismo en el comité por la libertad de “Sacco y Vanzetti”. Vittorio Vidali era amigo de Bartolomeo Vanzetti. Vittorio comunista, Bartolomeo anarquista; juntos y unidos, la misma sangre, en la lucha anticapitalista. En los años 20 miles de anarquistas, socialistas y comun istas fueron detenidos, torturados, deportados y asesinados por el gobierno U.S.A. El caso más emblemático fue el de “Sacco y Vanzettti”, presos desde 1920 y vilmente condenados a la silla eléctrica en 1927 por una falsa acusación. La campaña de solidaridad mundial fue la más larga en su tiempo y la más importante de la primera mitad del siglo XX. Millones de personas se movilizaron por la libertad de Sacco y Vanzetti.de al revolución mexicana.

El asesinato de Obregón, recién elegido de nuevo presidente,por un fanático católico en 1928 acabó con la vía progresista en México.El nuevo presidente Portes Gil (títere de Elías Calles) desencadenó una oleada de persecución y represión contra el movimiento obrero organizado y el partido comunista. El más importante dirigente comunista asesinado fue el líder agrarista José Guadalupe Rodriguez, fusilado en Durango por orden de Calles.

A principios de 1928 conoce a Julio Antonio Mella, dirigente estudiantil, fundador del partido comunista cubano,exiliado en México, por causa de la brutal dictadura del gral. Gerardo Machado, títere del imperialismo U.S.A, semianalfabeto, furibundo anticomunista y enemigo declarado de la educación y la cultura (llegó a cerrar la Universidad de La Habana, la más importante de Cuba).

Julio Antonio Mella fue el gran amor de Tina Modotti. Amor compartido con una intensidad cósmica.

Los seis meses que vivieron juntos fueron de absoluta armonía entre la felicidad personal y el compromiso revolucionario.

La noche del 10 de enero de 1929, con apenas 26 años, fue asesinado J.A.Mella, mientras caminaba del brazo de Tina Modotti, por un pistolero enviado por el dictador cubano Machado. Sus últimas palabras fueron: “Machado me mandó a matar……Muero por la revolución…..Tina me muero.”

El 10 de febrero de 1929, Tina presidió un acto conmemorativo, organizado por el Socorro Rojo, la Liga Antiimperialista y el comité pro Mella. Tomó la palabra y acusó públicamente al dictador cubano:

En la persona de Mella asesinaron no sólo al enemigo del dictador cubano, sino al enemigo de todas las dictaduras. Machado, una caricatura de Benito Mussolini, ha cometido un nuevo crimen, pero hay muertos que hacen temblar a sus asesinos y cuya muerte representa, para aquellos, el mismo peligro como su vida de combatientes…….Esta noche, un mes después del vil asesinato, rendimos un homenaje a la memoria de Mella, prometiendo solemnemente seguir su camino hasta conseguir la victoria de todos los explotados de la tierra.

Recordémosle de este modo, como él lo hubiera deseado: no con llanto, sino combatiendo”

En 1929, la prensa mexicana de la época y el gobierno mexicano lanzaron una brutal campaña de mentiras y desinformación ( la “falsimedia” de entonces) sobre Tina, el asesinato de Mella y todo el conjunto del movimiento revolucionario mexicano. Se ilegalizó al Partido Comunista Mexicano, deportaron a Tina a Europa y a muchos combatientes antifascistas. Entre ellos estaba Carlos Contreras (Vittorio Vidali). En Holanda, la policía secreta de Mussolini intentó detener a Tina. Se salvó gracias a los abogados del Socorro Rojo, continuando viaje a Berlín. Luego de seis meses de estancia en Berlín, Tina y Vidali logran llegar a Moscú, donde trabajan conjuntamente en el SRI hasta 1935. Cumplió misiones muy peligrosas. Viajes a Polonia y a España para ayudar a los presos políticos. En España, con ayuda para los presos de la revolución de octubre de 1934.

En julio de 1936 Tina partió rumbo a España, de nuevo, junto a las brigadas internacionales, para luchar contra el fascismo.

Durante nuestra guerra de España, con el nombre de María Ruíz, trabajo incansablemente como enfermera, organizadora de hospitales y orfanatos. Estuvo siempre en la primera línea del frente en Madrid, Málaga y Almería dando atención a los familiares de los combatientes muertos y repartiendo alimentos.

Conoció y fue amiga de casi todos los intelectuales antifascistas de la época: Ilya Ehrenburg, Rafael Alberti, María Teresa León, Miguel Hernández, Pablo Neruda, Antonio Machado, etc.

Con todos ellos, Tina participa en el histórico II Congreso de los Intelectuales en defensa de la Cultura contra el fascismo, celebrado en 1937 en Valencia.

Ante la derrota de la República Española, Tina cruza a Francia, con los últimos miles de soldados y civiles, por Ruíz, se embarca a los estados unidos, cuyas autoridades no permiten su ingreso. Continua entonces rumbo a México, cuyo Presidente Lázaro Cárdenas, había ofrecido asilo político a miles de españoles republicanos y excombatientes de las Brigadas Internacionales. Por decisión personal del gral. Lázaro Cárdenas, Tina obtuvo residencia legal en México.

Ya no era la Tina de antes. La guerra de España la había afectado profundamente. Ella había dicho en 1936. “Si perdemos la guerra de España, perdemos en todas partes.”

El 6 de enero de 1942, con cuarenta y seis años fallece de un ataque al corazón, en el asiento de un taxi de Ciudad de México.